bannerpierre.jpg



Y allá van de nuevo...

viernes, junio 23, 2006

Saber perder

Fue el mismo día, hace dos semanas, cuando marta me envió por correo electrónico un artículo de Laura Freixas en La Vanguardia llamado Saber Perder. Freixas no es una razón para comprar el periódico, como Morán, Trallero, Robinson o Golobart, pero no está mal del todo. Por la noche, en la televisión, estaban poniendo un documental sobre Enron.

cada vez más lo que se celebra, exclusivamente, es el éxito, y el fracaso se desprecia –“un buen perdedor sigue siendo un perdedor”, dicen en Estados Unidos–, como si se pudiera ganar
siempre, como si no supiéramos que de victoria en victoria vamos todos a la derrota final y definitiva.


Esto lo dice Laura. Lo otro, la película documental, estaba muy bien. Un poco rollo ‘periodistas de verdad americanos’, con referencias interminables a su trabajo tipo “pues estaba yo a las cinco de la mañana leyendo la nota al pie de la página 526 del informe de auditoría de 1943 cuando vi que…”. Mejor, en todo caso, que los periodistas de verdad españoles que salen por la tele, esto es Melchor Miralles y Mercedes Milá. La Milá es más espectacular, supongo que debido al consumo de estupefacientes, pero Miralles es en sí mismo un estupefaciente, un alucinógeno. Para quien no lo sepa, fue el que se firmó la exclusiva sobre la captura de Roldán tras una dura labor de campo: bajar de madrugada al VIPS a comprar la primera edición de El País y reescribirlo en segunda edición. El mismo Melchor Miralles que produce y escribe el guión de una película sobre Melchor Miralles en la que sustituye al tío que sacó primero la información de los GAL (Ricardo Arqués, que estaba en Deia antes de ira Diario 16) por Natalia Verbeke. Melchor Miralles es un tío con éxito, eso es indudable.

Los chicos de Enron eran un poco Melchor Miralles. O bastante. Tenían éxito, y eso también era indudable. Era la compañía que más crecía, la más innovadora, la que tenía mejores contactos y la más macanuda. Pero cuando estaba a punto de quebrar la prensa era incapaz de definir qué coño era ese bicho tan grande que, básicamente, era una caja negra de la que salía dinero. Así que daba bastante igual, porque un montón de gente se estaba forrando. Los ejecutivos de la empresa, los bancos de inversión con los que trabajaba, los chicos de Wall Street y más peña. Posiblemente los que legislaron la desregulación del mercado energético. Gracias a eso Enron podía saturar el tráfico eléctrico de California para crear escasez de energía para multiplicar el precio. Sí, era una empresa innovadora. También en lo contable, pues lograba convertir una deuda en un ingreso, entre otras cosas. Ganaba mucho, pero los agujerillos del principio, de la crisis que empezó en 2000, tuvieron que taparse con más agujerillos después, porque la gente que se forraba no quería perder, no savbía perder. Después tuvo que hacer agujerotes para seguir ganando y mantenerse a la cabeza de todos los rankings. Hasta que dejó de ganar.Y perdió. Y fue la mayor quiebra de la historia de Estados Unidos. E hizo desintegrarse la mayor compañía de auditoría. Y los trabajadores perdieron sus planes de pensiones. Y a Kenneth Lay le entrullan. Y sufre mucho, el pobre.

Al final, lo de ganar y perder es relativo. Schumacher, que es el tema del artículo, trató de ganar a Alonso con una maniobra, además de reprobable, ilegal, consistente en plantar el coche en medio de la pista, con un par. Enron también hacía sus cositas, y Miralles se firmaba artículos de otro. Y probablemente alguien de su oficina, amable lector, esté malmetiendo a su jefe contra usted, o contra otra persona. Tiene un objetivo, ganar más pasta y tener éxito. ¿Algo que objetar?

Etiquetas: , ,

5 Comments:

Blogger José Antonio Palomares said...

¿Y quién hace el papel de Melchor Miralles? ¿Leonor Watling? A mí no me parece mal que la Verbeke descubra lo del GAL.
Es verdad eso de que en USA llevan fatal lo de ser un perdedor. Llevo años documentándome viendo series de TV -que es lo que de verdad define a un país, temblad, amigos-y siempre que pillan a alguien copiando en un examen y le dicen que es un embustero y tal, cuando de verdad el tío se arrepiente es cuando le dicen: Eres un perdedor. Entonces el gachó confiesa, vuelve a hacer el examen limpiamente y aprueba.
El problema viene cuando se hace más hincapié en lo de Perdedor que en lo de Tramposo. Porque cambian las prioridades.

23 junio, 2006 12:16  
Blogger Jeremias said...

Por esto llevan pitándome los oídos toda la semana. Ya verás cuando me entere de quien es el cabrón. Te va a dar para un post sobre la violencia en el puesto de trabajo. Como poco.

24 junio, 2006 01:36  
Blogger lesclaus said...

¿Qué significa tener éxito? ¿Conseguir los objetivos que uno se ha propuesto? ¿Y si uno se propone, simplemente, ser feliz?

25 junio, 2006 08:42  
Anonymous alberto fracaso said...

Mi abuela decía, qué bien habla este hombre y que moreno está, que guapo, que bien habla. No sabía que ese moreno era de uvas no de investigar por parajes desamparados. Mi abuela chocheaba hablando de Melchor cuando salió a la palestra de las pantallas de TV, hace años, en nuestra bizarra antena tres. Puso unas camaritas secretas y descubíó algo chungo, muy muy chungo, algo sobre una vieja que ponía y quitaba misses en miss España y un señor con un bigote muy bizarro, más que antena tres. No sé ahora no recuerdo muy bien todo eso, estoy mencholmente confuso, pero creo que fue cuando todos conocimos a Melchor.

25 junio, 2006 15:28  
Blogger Saravá said...

Pues si, mucho que objetar primero porque es verdad y segundo porque yo no lo hago. Pero en fin para eso se nace.
coincido con el grandísimo Morán al cual casi venero y en otro sentido también coincido con Trallero.

27 junio, 2006 20:33  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

pierre.gif