bannerpierre.jpg



Y allá van de nuevo...

sábado, enero 23, 2010

Oda a la estupidez en El País

Ayer ya me indigné bastante cuando vi que el New York Times titulaba su historia sobre la propuesta de Obama para meter (un poquito) en vereda al sector bancario "With a Populist Stance, Obama Takes on Banks". No me extrañó demasiado; al fin y al cabo, la prensa anglosajona tiene la irritante costumbre de abandonar su ejemplar rigor e independencia cuando más falta hacen esas virtudes, que las tiene. Léase guerra de Irak.

Hace un poco, que he llegado a casa de mis padres y he visto El País y La Vanguardia, no daba crédito. "El giro populista de la Casa Blanca agrieta a los demócratas". El día anterior el titular fue un razonable "Obama redobla su cruzada contra los excesos de la banca". Vamos, que es lo que pensaban antes de leer la apertura de New York Times. Ya después vieron que, hombre, si los señores del Times consideran que Obama es populista y que pretende gobernar para gente bruta, que no escucha jazz ni sabe de finanzas ni de vinos ni nada, pues el periódico global en español no va a ser menos.

Miré quién lo firmaba, porque la gente de Economía de El País suele ser sensata; eran los corresponsales. Al momento me acordé de la historia escrita por Jacobo García (un tío que lleva buscándose la vida por el mundo desde que acabó la carrera) sobre el despliegue de medios en Haití, "Periodistas o niños de papá", que empezaba así:

¿Se puede llegar a un terremoto con maleta de ruedas? Sí. ¿Puede una revista que dedica su última portada a los maquillajes más sorprendentes y a las joyas que vienen para este año enviar a un periodista para la cobertura? Sí. ¿Puede llegar alguien a la zona más devastada del planeta sin agua, comida ni un teléfono en condiciones? Sí.

Lo peor es que lo de ser niños de papá es lo de menos. En fin, que un periodista puede ser un gilipollas integral pero quizá, en un ínfimo porcentaje de los casos, contar una historia. Interesante, importante, bonita o con criterio. Que aporte algo, aunque sea un poco. Pero ni eso. Ir a la rueda de prensa, copiapegar, mirar qué dicen las ediciones digitales no vaya a ser que nos coloquemos donde no toca y poco más. Una gran prueba es esa oda a la estupidez supina con la que antetitula El País.

El Giro Populista (G.P.) consiste, según nos explica el tal Antonio Caño, en que "ha recurrido a medidas de fácil respaldo popular, como la reforma para limitar las actividades de riesgo de los bancos [...] un presidente sin corbata, precipitadamente encanecido y armado de un nuevo repertorio populista, prometió que no descansará "hasta conseguir puestos de trabajo para todos". Habráse visto. Sin corbata, en Ohio, prometiendo atar en corto a los bancos y prometiendo puestos de trabajo. ¿Seguro que era Obama? ¿No será Hugo Chávez? ¿O Raúl Castro? ¿Quizá El Dioni?

Lo que propone Obama, así en dos líneas, es prohibir que los bancos comerciales, los que captan depósitos y cuentan con generosas redes de seguridad (que pagan los currelas Ohio) que impiden que quiebren se dediquen a inversiones de riesgo que puedan poner en peligro su solvencia. Menudo rojerío anda suelto por Washington, En fin. Lamentable época esta en la que nos ha tocado vivir, en la que cuando el presidente de Estados Unidos toma la decisión más importante de su mandato, cuando la política inicia un giro inevitable desde la quiebra de Lehman y que no es exagerado comparar con algunas de las normas que aprobó Roosevelt en 1933, viene un señor de El País y nos dice que es populista. Ah, y que no lleva corbata.

Como dijo Einstein, hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Y no estaba seguro de la primera de ellas.

P.D. Resulta irónico que el mismo corresponsal escribe otro artículo diciendo que "La decisión del Tribunal Supremo que permite a las empresas gastar cuanto quieran en las campañas políticas es la última prueba de que el viento vuelve a soplar favorable para la derecha en EE UU. La mayoría de los republicanos, que cuentan con un respaldo más fiel entre las grandes fortunas y los gigantes empresariales, han acogido la medida como un triunfo". Pues hombre, al lobby bancario no le ha hecho falta poner un duro para que El País llame "populismo" a la reforma financiera. Bueno, quizás sí, un par de comidas y un argumentario de transparencias.

Etiquetas: ,

11 Comments:

Blogger Ion said...

Antonio Canho, ese tocayo que no hace mas que cubrirse de ignomia. El corresponsal mas impresentable que conozco. Valiente tarado.

24 enero, 2010 01:08  
Blogger Alejandro Izaguirre Martín said...

Es lo que tiene no saber idiomas. Los de El País parece que no saben que en inglés "populist" no tiene la connotación necesariamente negativa que tiene en español.

24 enero, 2010 12:00  
Anonymous Anónimo said...

Mmm. Si los bancos no hacen inversiones de riesgo, ¿de dónde van a sacar el dinero para darles a sus clientes? Entonces habrá que pagar más comisiones, las TAEs serán menores... eso es lo que no dice Obama. Tampoco dice que la gente que se ha hipotecado locamente también ha contribuido al colapso. Obama lo que está diciendo en realidad es: "voy a controlaros a todos, a prestamistas y prestatarios, porque no sabéis lo que hacéis". Pero a los prestatarios les hace creer que sólo controla a los prestamistas. Seguramente sea lo correcto, pero la forma de decirlo es populista.

24 enero, 2010 16:48  
Blogger David said...

Tenemos candidato a fichar por El Mundo dentro de unos años para hablar de la "prensa socialdemócrata".
¿Por qué no escribirá Javier del Pino, que es mucho más inteligente?

24 enero, 2010 16:56  
Blogger Pierre Nodoyuna said...

Anónimo, cualquier medida tiene pros y contras; lo de clavar la estaca en el corazón del malo y llevarse a la chica como que no pasa. Hombre, yo personalmente no pienso que las actividades de Obama pretende prohibir fomenten el crédito y suban el TAE; mejor dicho, creo que si lo hicieran, no sería bueno, porque estarían poniendo un precio en un negocio A en función del rendimiento que sacan en el negocio B... Vamos, lo que ha pasado con las hipotecas subprime, se concedían (o mejor dicho se compraban a quienes las concedían) para generar negocio en otras áreas de actividad más rentable, distorsionando el mercado por completo... Las consecuencias ya las conocemos.

Pero me parece bien ese escéptico 'Mmmm', no todo lo que joda a los banqueros beneficia al resto del mundo. Pero también al revés, no todo lo que jode a los banqueros es populista.

Y, sí, la gente ha agudizado a la crisis al coger hipotecas que no puede pagar. De momento Obama no ha propuesto normas en ese sentido, pero no estaría mal que también introdujese ahí unos criterios de prudencia....

Al fin y al cabo, todo parte de la misma base, del intercabio entre Estado y sistema bancario. Yo pongo los medios para que tu colapso no nos joda a todos, pero a cambio me aseguro de que tú no aproveches esa red de seguridad para forrarte sin miedo a irte a la quiebra...

24 enero, 2010 17:36  
Anonymous Anónimo said...

Soy el anónimo de antes. La medida en sí no me parece populista, es más, me parece razonable. Lo que me parece populista es la forma de decirlo: "Si estos tipos quieren guerra, la tendrán", ignorando (espero que conscientemente) que no son los únicos responsables del desaguisado.

25 enero, 2010 11:18  
Anonymous Anónimo said...

Llevas razón en algunas cosas que comentas. Me molesta que se use la palabra populismo con esa ligereza y es bastante sorprendente que lo haga el NEw York Times. Y lo de El Pais.... en fin.
Pero yo quería discrepar en un punto. Creo que te parecen bien los comentarios de Jacobo García. A mi me han parecido bastante lamentables. Me tenía que registrar en El Mundo y dar muchos datos que no quería dar por eso no mandé el comentario que hubiese querido, pero verdaderamente me asqueó que un tipo hiciera trizas a sus compañeros y que se subiera encima de ellos para contar cuan puro es él y cuan pijos el resto por no ser héroes como él y llevar maletas con ruedas (tremendo delito) o tener anunciantes en sus medios que patrocinan maquillajes (su crónica tenía un cartel bastante sexy de la película Nine, no era precisamente de Intermon).

Alma y profesionalidad limpia la suya. ¡Y luego nos cita a P. Reverte??? No está mal "protegerse" bajo ese nombre en vez de llamar al ministerio de exteriores. No. No. No. Una rabieta ligera convertida en circo romano, eso es lo que me pareció.

.

25 enero, 2010 14:50  
Blogger Pierre Nodoyuna said...

Una rabieta, sí, claro, no lo oculta. Fuera de tono, quizá también. Pero en las rabietas la sueltas las verdades que te sueles callar, como creo que es el caso.

Es cierto que los periodistas están, estamos, profundamente 'apesebrados' (si es que existe el palabro), y es cierto que la cobertura de Haití (y de todas las tragedias, recordemos en sonrojante caso del accidente de Spanair) es penosa. Violencia+rescate+ayuda y ya, en la mayor parte de los casos. A veces el propio despliegue de periodistas se convierte en noticia (!!!). El tema es ir a Haití por ir y filmar o firmar allí. Es lo que hacen muchos de los que han ido, y muchos de los corresponsales o especialistas en temas. No todos, claro.

Es lo que yo saco de la historia de Jacobo; más allá de si es desproporcionada, de si se erige en juez del resto o en si le falta compañerismo o en si él mismo no está dando una opinión poco formada... No te quito razón en lo que dices; pero eso es la forma. en el fondo, dice algo que pienso y que pocos dicen, al menos dentro de los medios.

25 enero, 2010 23:12  
Anonymous Anónimo said...

Al anónimo que critica a Jacobo García... antes que nada has de saber que Jacobo incluía una cita de Pérez Reverte porque él pensaba que estaba escribiendo una entrada de blog y no una noticia. Fue el periódico de Pedro Jota el que le hizo el lío. En segundo lugar te recuerdo que Jacobo no cuenta "cuán puro es él". De ser así, fliparías. Jacobo es mucho mejor periodista y persona de lo que nadie sabe, principalmente, insisto, porque él no lo cuenta ni se vanagloria. Y si crees de verdad que meterse en un hotel a ver qué te cuentan los de Exteriores es hacer periodismo, estás equivocado. Para eso no hace falta ir a ningún sitio y desgraciadamente en eso se está quedando TODA la profesión.
Sin acritud.
Una Anónima

01 febrero, 2010 17:14  
Anonymous Anónimo said...

ñññññ

03 febrero, 2010 20:41  
Anonymous Anónimo said...

lo primero, gracias por tu blog...
y con respecto a los comentarios, cada día tengo mas claro que estamos todos demasiado adoctrinados como para establecer juicios de opinión sensatos...
demasiado mermados, nos hemos tragado ideales caducos, y los defendemos para permanecer vivos... aunq os empeñéis en convencernos el Mundo y el Pais, son dos periódicos radicales, aunque nos intentéis convencer de que Publico y la Gaceta, son los extremistas... yo ya no creo nada... sólo espero que internet siga siendo libre, y podamos leer y escuchar voces que aporten nuevos ideales en los que creer...
pero tampoco lo quiero decir muy alto, no vayan a decirme que soy un inadaptado

30 agosto, 2010 15:56  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

pierre.gif